ﭿ      

Julio Cortes

Luego, después de eso, os perdonamos. Quizás, así, fuerais agradecidos.