Julio Cortes

¡No son ellos, en realidad, los corruptores? Pero no se dan cuenta.